Posted By  Michelle Stephen, on

En el Último Tramo de Mi Embarazo 

Estoy sentada aquí tratando de no hacerme pipí en los chones cada vez que bebé se mueve y empuja mi vejiga, y me siento tan agradecida, y con el corazón lleno. ¡Ya tengo 34 semanas de embarazo! ¡Yey! Cada día después de éste es novedad para mí!

Definitivamente ahora puedes ver como mi panza se hace más grande a diario, así como también mi necesidad de hacer pipí más seguido. Pero, ¡hey, en serio, no me estoy quejando!

Resumen Rápido

He estado recibiendo inyecciones de progesterona desde la semana 16, ¡y ya me quedan 3 dosis! Una para la semana 34, otra para la 35, y la última para la semana 36. Ahora más que nunca tengo confianza en el medicamento, y estoy con la esperanza de que llegaremos a término (¡toco madera!). Mi primogénito fue prematuro de 33 semanas, y es por eso que recibo este tratamiento. Aún estamos tratando de entender estos tiempos de pandemia, y el distanciamiento social es parte de nuestras vidas. Mis ácidos biliares y mi función hepática han estado en rangos normales, así que no Colestasis Intrahepatica del Embarazo hasta ahora. Aunque sí he tenido síntomas, así que no hay garantía de que no regresará en las siguientes semanas (¡toco madera una vez más!).

Día del Ultrasonido y Versión Cefálica Externa

Tuve un ultrasonido exactamente a las 32 semanas. Fuimos en familia al hospital. Estábamos esperanzados cuando nos revisaron la temperatura a los tres, para darnos cuenta de que sólo me dejarían pasar a mí a la sala del ultrasonido. Este ultrasonido fue recomendado por la especialista de Medicina Materno-Fetal y mi ginecóloga ya que Robbie nació prematuro. Todo parecía bien durante la visita, pero bueno, tanto como pude ver; ya sabes cómo los técnicos no tienen permitido decir mucho, lo cual puede llenarte de nervios. Me permitieron hacer una videollamada a mi esposo y a mi hijo. ¡Fue lindo! Vimos la cara del bebé, y escuchamos el latido de su corazón “juntos”. Además, nos enteramos que el bebé aún no está en posición de parto. Sin embargo, no se considera un “problema” sino hasta la semana 36 de gestación. ¡Así que tengo esperanza! (¡toco madera de nuevo!).

Vi a mi ginecóloga esa misma semana, y confirmó que el bebé está en el percentil 69, y mi altura uterina midió 31 semanas. Además, hablamos un poco sobre realizar Versión Cefálica Externa a las 36 semanas si bebé aun sigue de necio y no se posiciona correctamente para un parto vaginal. No estoy segura de querer intentarlo, especialmente cuando te dicen que no hay garantía que el bebé se regrese a la posición en la que estaba antes del procedimiento. Tal vez si lo hago, sería si supiera que iba a dar a luz justo después. Pero, hey, por una razón las cesáreas existen, y no seré ni la primera ni la última con una cesárea si la necesidad me lleva a ello.

Término de Lactancia Materna de mi Hijo Mayor

Mi hijo Robbie cumplió 3 años en marzo. Nuestro viaje en la lactancia materna fue genial, y siempre pensé que iba a ser su decisión el cuándo terminaríamos. Cuando mi esposo y yo intentábamos embarazarnos, pensé en dejarlo de amamantar el siguiente ciclo del mes que de hecho nos embarazamos, en caso de que no hubiésemos tenido éxito. Así que, ahí estaba, embarazada, y pensando, ah, OK, lo haré cuando llegue al primer trimestre… al segundo trimestre… al tercer trimestre… en mi cabeza era más y más difícil de hacer. El pediatra de Robbie nos había sugerido que termináramos antes de que el nuevo bebé llegara, que así sería mejor y Robbie no se sentiría desplazado. ¡Finalmente lo hicimos! No fue tan difícil, pero sí fue súper emocional, y sí, con muchas lágrimas (de mi parte), claro, pero Robbie pareció entender y aceptar el hecho de que las “boobies” son para su hermanito. ¡Exitosamente tuvimos una lactancia materna por 1231 dias! 

Parto durante una Pandemia

Le pregunté a mi doctora sobre el día del parto y las restricciones en Chicago sobre COVID-19. Me dijo que por el momento tendría permitido llevar a una persona de apoyo conmigo, pero si esa persona entra y sale antes de que me den de alta, ya no les permiten regresar al hospital. Necesitamos saber lo que haremos el día del parto con Robbie. Hemos estado distanciándonos socialmente desde marzo. Mi mamá no puede viajar de México debido a la pandemia, y mis suegros viven en Michigan. Será difícil cuando el día llegue, y la logística será dura, pero confío en que vamos a recibir la ayuda que necesitemos con el cuidado de Robbie mientras yo esté en el hospital. ¿Has tenido un parto recientemente? ¿Cómo fue tu experiencia?

Además, ¿qué rayos va en una bolsa de hospital? Nunca preparé una cuando estaba embarazada de Robbie, así que no tengo experiencia. Cuando tuve a Robbie tuve que pedirle a mi cuñado, Charlie, que viniera a casa y encontrara ropa, la bolsa de maquillaje, algunas ropitas de Robbie que tenía en una maleta pequeña, y mi cepillo de cabello y de dientes. ¡Fue algo loco!

Esta vez quiero preparar una bolsa. ¡Cuéntame qué es esencial de acuerdo con tu experiencia, por favor!

¡Nos vemos, con toda la fé y esperanza, a las 37 semanas! (¡toco madera una última vez!) Michelle

Michelle Stephen

Author: Michelle Stephen

Michelle is a Mexican mom of a preemie little monster, Robbie. She is married to her best friend, Robert. They are so happy to be welcoming a little one to their family this summer! Michelle is a plant hoarder, baker, love maker, worrier. Michelle is also a volunteer for ICP Care and for Chicago Public Library. Michelle and her family live in Chicago. Follow Michelle on Instagram @monstruitomom & visit Michelle's blog at https://linktr.ee/monstruitomom

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *