Posted By  Michelle Stephen, on

30 Semanas

¡Ya estoy en el tercer trimestre! ¡Viva! Cuando piensas en estar a sólo 10 semanas de tu fecha estimada de parto, o 70 días, ya te das cuenta que ahí la llevas, y ya casi llegas. Llevo dos semanas en el tercer trimestre, y ya me canso más fácilmente, y también me da más hambre. Las cosas en Illinois relacionadas a la pandemia se están comenzando a relajar, aunque en casa seguimos siendo súper cuidadosos con guardar distancia, y quedándonos en casa. Espero que la situación en el lugar donde vives no sea tan mala, y que todos los que conoces se encuentren bien, y sanos.

Prueba de Glucosa y Cita

Tuve mi prueba de glucosa a las 28 semanas. La bebida esta vez no fue tan mala como la recordaba con mi primer embarazo. Fui a la clínica para además tener una cita presencial con mi ginecóloga, mi prueba, y mi inyección de progesterona. La bebida era básicamente agua con azúcar, aunque se suponía que era de sabor naranja. Estaba muy helada, lo que hizo que me ayudara a tomarla rápida y fácilmente. Cuando te realizan esta prueba, hay una hora de espera entre la ingesta de la bebida y la toma de la muestra de sangre. Así que tomé la bebida, después me pusieron mi inyección, y después mi cita, para cerrar con la parada en el laboratorio.

Mi cita fue muy bien. De hecho, la ginecóloga me felicitó porque había subido alrededor de 5 libras (alrededor de 2.5kg) en estos dos primeros trimestres. Ahora, bebé estará subiendo el doble o triple de lo que pesa hasta ahora, y eso de seguro me tendrá comiendo más y más en las semanas que vienen.

Me dieron mis resultados al día siguiente, ¡y todo salió normal! El nivel de glucosa estaba a 93, siendo de 60 a 139 resultados normales. Cualquier resultado entre 140 a 200 me hubiera tenido de regreso en la clínica para una prueba de 3 horas. Cualquier resultado arriba de 200 sería indicador de diabetes gestacional.

¿Ya es hora de la siesta?

Siento que desde la semana 27 de gestación me canso más fácilmente. Ya no tomamos caminatas largas, además de que ya está haciendo más calor, y no me gusta sentirme muy acalorada. La panza cada vez está más grande, y mi necesidad de descansar también crece. Gracias a la pandemia y a las medidas en el estado, mi esposo se ha quedado en casa, ¡por lo cual estoy muy agradecida! Él ha estado ayudando muchísimo en la casa, y con nuestro hijo, Robbie. Él es quien ha estado a cargo de la hora del baño, y también de la rutina para ir a la cama. Aún soy yo quien pone a Robbie a tomar siesta, o a dormir en la noche, ya que él aún amamanta. Sé que no quiero seguir amamantándolo una vez que nazca el bebé, pero tengo sentimientos encontrados sobre el dar por terminado nuestro viaje en la lactancia materna. Siempre pensé que la decisión sería de él, y ahora me enfrento con la idea de ser yo quien ponga fin. Además, pienso que si deja de amamantar, la hora de la siesta ya no existirá más, y honestamente, estos días la espero con ansias.

Agruras = Bebé con Mucho Cabello

Las agruras han estado haciendo su aparición casi todos los días. No he cambiado mi dieta, así que pienso que es una de las maravillas del embarazo y la naturaleza. Me siento mejor después de que tomo un antiácido que puedes conseguir sin receta. El único que puedo “pasar” es hecho de carbonato de calcio, y lo puedes encontrar en una de esas tiendas de venta de mayoreo. Probé diferentes marcas durante mi primer embarazo, y la marca de la tienda que comienza con S fue la ganadora. De hecho, una vez hasta me habían recetado otro tipo de antiácido mientras encontraba algo que mi cuerpo tolerara. 

Pero bueno, déjame contarte sobre mi bebé peludo, jaja. En México la gente dice que cuando una mujer embarazada sufre de agruras es debido a que su bebé tiene su cabeza llena de pelo. Chistoso, ¿no? Bueno, veremos si es verdad.

Mi siguiente cita será esta semana, por teléfono. Tengo además agendado un ultrasonido exactamente en mi semana 32, y una cita presencial esa misma semana. Mi doctora dice que el ultrasonido se recomienda debido a que mi embarazo previo resultó en parto prematuro de mi hijo. Estoy emocionada de ver al bebé moverse en mi vientre, pero también estoy nerviosa ya que no sé si mi esposo y mi hijo podrán pasar a la sala conmigo. Últimamente también he venido pensando en el día que tenga labor de parto, y si mi esposo podrá estar ahí conmigo. Por otra parte, creo que las cosas no cambiarán mucho en un mes, y no estoy segura si mi mamá va a poder volar seguramente desde México. Será difícil ponerla en cuarentena en nuestro condominio, ya que es pequeño, y honestamente no quisiera que ella se arriesgue, ni nosotros con un recién nacido. Definitivamente hay mucho en qué pensar.

¿Cómo está todo por tu parte? ¿Sabes algo sobre tu fecha de parto? ¿Has escuchado alguna experiencia de otra mamá durante la pandemia? Michelle

Michelle Stephen

Author: Michelle Stephen

Michelle is a Mexican mom of a preemie little monster, Robbie. She is married to her best friend, Robert. They are so happy to be welcoming a little one to their family this summer! Michelle is a plant hoarder, baker, love maker, worrier. Michelle is also a volunteer for ICP Care and for Chicago Public Library. Michelle and her family live in Chicago. Follow Michelle on Instagram @monstruitomom & visit Michelle's blog at https://linktr.ee/monstruitomom

1 Response on“Tercer Trimestre, ¡viva!”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *