Posted By  Michelle Stephen, on

26 Semanas

¡Entrar a la semana 24 fue un alivio! Si has tenido un parto prematuro estoy segura que sabes de lo que estoy hablando. Un bebé que nace a las 24 semanas de gestación, o después, tendrá a los doctores haciendo todo lo que puedan para salvar su vida. Ahora ya tengo 26 semanas, y me siento fuerte. Sentir a mi bebé moverse cada día definitivamente me hace más fuerte. 

Tiempos de pandemia

El coronavirus ya es parte de todas nuestras vidas. Aprendes a vivir con la idea de un virus, pero al mismo tiempo intentas ignorarlo a veces para no volverte loco. Quedarnos en casa, y mantener una distancia segura de otras personas es parte de nuestras rutinas diarias. Estar embarazada me pone en riesgo, y es una de las razones por la cual somos diligentes para desinfectar todo, y quedarnos en casa. No voy a mentir y decir que todo ésto no ha afectado mi humor y motivación, pero mantenerme sana es una prioridad, mantener a nuestro hijo sano, y por supuesto a mi esposo, también. Hay incertidumbre sobre nuestros ingresos, planes a largo plazo, y ahora, incluso el nacimiento de mi bebé. El otro día estábamos en el teléfono con mi suegra, y preguntó si sabíamos si su hijo iba a poder estar en el cuarto del hospital durante el parto; y aunque aún es pronto para saber, me hizo pensar en ello. No sabemos por el momento lo que va a pasar, o cómo evolucionará el virus para entonces.

Inyecciones semanales de progesterona

Esta semana cumplo 10 semanas con tratamiento de progesterona. Sería genial si pudiéramos realizar las inyecciones en casa para evitar salir y exponernos al coronavirus. Hay regulaciones federales que no dejan que las clínicas deleguen su responsabilidad a los pacientes. Mi ginecóloga confirmó durante mi cita más reciente por teléfono (Telehealth) que el realizar las inyecciones en casa no va a ser posible. Creo que ahora ya estoy hecha a la rutina de levantarse temprano, preparar algo rápido para comer, y salir con mi esposo y mi hijo. Me llevo el antibacterial y mi mascarilla, y entro a la clínica para que me ponga la inyección un asistente médico. La semana pasada tomé un video de mi experiencia.

Mis brazos tienen moretones, y a veces me dan comezón, pero tomaría lo que sea en ellos para mantener a mi bebé en mi vientre hasta término. Hace unas semanas cuando fui por una de mis inyecciones, la asistente me dijo que le tendría yo que hacer saber a mi bebé lo que tuve que pasar por él. Tal vez le diga unas dos veces, para ser honesta (¡jaja!).

Cita por teléfono

Tuve mi cita más reciente de nuevo por teléfono. Mi ginecóloga tiene una gran actitud, y me hace sentir segura incluso cuando mi cita no es presencial. Platicamos sobre cómo me he venido sintiendo, y sobre mi ultrasonido. Gracias al cielo el ultrasonido mostró todo normal, y tal como se espera. ¡Bastante tranquilizador escucharlo! Mi bebé está creciendo bien, y todo está donde debe de estar.

Al día siguiente, cuando fui a la clínica para que me pusieran mi inyección, me dieron una lista con todas las citas futuras para el resto de mi embarazo. En la semana 28 iré a la clínica para tener una cita presencial con mi doctora, y además, mi examen de glucosa, así que te diré todo sobre ello en mi siguiente publicación en el blog. Recuerdo que no fue tan malo cuando estaba embarazada de Robbie.

Autocuidado y antojos

¿Hay una crema para la panza que recomiendes? Acabo de comenzar a usar un aceite para la panza que es una mezcla de diferentes aceites que ayudan a revitalizar la piel durante el embarazo. Creo que funciona bien, y mi piel se siente bien, pero mi ropa se pone toda aceitosa. Mantener la piel de tu panza hidratada es definitivamente algo que debes de considerar hacer desde el momento que sabes que estás embarazada.

Satisfacer esos antojos también son parte de cuidarte a ti misma. Recuerdo que pensaba que los antojos durante el embarazo no eran de verdad. Comer un montón de bananas en un dia definitivamente lo hacen real. En este embarazo cambio de antojos dulces a salados, pero últimamente mi antojo ha sido una concha mexicana (pan dulce). Lo que sea para evitar que un bebe nazca con cara de un antojo que no comiste, ¿no? En México la gente dice que tu bebé tendrá cara de e.g. cono de nieve si no comiste ese cono de nieve que se te antojaba. Es loco, pero divertido pensar en eso.

¿Has tenido que pasar el examen de glucosa durante este embarazo, o uno previo? ¿Qué piensas al respecto? ¡Yo creo que deberian de agregar burbujas!

¿Hay algunos mitos durante el embarazo que hayas escuchado de la gente de tu cultura o que tus antecedentes creían?

Espero que todo esté bien para ti, y para tus seres queridos. Mantente sana, quédate en casa. Michelle

Michelle Stephen

Author: Michelle Stephen

Michelle is a Mexican mom of a preemie little monster, Robbie. She is married to her best friend, Robert. They are so happy to be welcoming a little one to their family this summer! Michelle is a plant hoarder, baker, love maker, worrier. Michelle is also a volunteer for ICP Care and for Chicago Public Library. Michelle and her family live in Chicago. Follow Michelle on Instagram @monstruitomom & visit Michelle's blog at https://linktr.ee/monstruitomom

2 Responses on“Crece, Bebé, Crece.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *