Posted By  Michelle Stephen, on

Este mes ha sido una montaña rusa. Por suerte, mi embarazo ha seguido igual, pero con todo lo que está pasando en el mundo hoy en día, algunos aspectos de mis cuidados médicos han cambiado. Espero que tú y tus seres queridos estén bien, y que estén afrontando de buena manera esta contingencia creada por el coronavirus, COVID-19. Si estás embarazada, te deseo lo mejor durante el resto de tu embarazo.

Comezón durante el embarazo

Durante mi primer embarazo desarrollé Colestasis Intrahepática del Embarazo (ICP, por sus siglas en inglés). El síntoma principal, y a veces el único, es la comezón. Fui diagnosticada a las 22 semanas. Con este embarazo, no te voy a mentir y decir que no he tenido comezon. Sí se ha presentado. De hecho, mi esposo adivinó que estaba embarazada ¡porque notó que me estaba rascando los brazos de la nada! Pero bueno, no ha sido tan malo, ni súper constante.

Me han estado realizando exámenes de sangre cada 2-3 semanas para asegurarse de que todo está yendo bien. La última vez que me hicieron examen de sangre fue el 11 de marzo, tenía 15s2d. La noche previa la comezón era insoportable. Al día siguiente me estaba dando un baño y noté que estaba rascando mis brazos con mi estropajo sin darme cuenta. Llamé al número de emergencia de mi clínica, y pedí una orden de laboratorio para revisar el total de ácidos biliares en mi sangre, y un hepatograma o perfil hepático. Éstos son los dos exámenes de sangre que necesitas para descartar o diagnosticar ICP. Unos minutos más tarde, la partera me regresó la llamada. Ella estaba siendo súper persistente de no querer mandar la orden del laboratorio. Me preguntó mis síntomas, se los dije; preguntó cuántas semanas de embarazo tenía, y cuando le respondí, me dijo que no podía ser ICP porque se presenta durante el tercer trimestre. Me estaba comenzado a desesperar. Le dije tan calmadamente como pude que yo sabía que es más común presentar ICP durante el tercer trimestre, que sabía de casos de mujeres que han sido diagnosticadas a las 8 semanas de embarazo. Creo que recordó quién era yo, porque habíamos tenido una plática sobre ésto cuando tuve mi primera visita en la clínica, y le había hecho saber entonces que soy voluntaria de ICP Care (LINK to the Spanish page, please); ese día también tuve que presionar para que me mandara orden de laboratorio. Además, le hice saber que podría ir en cuanto antes, y que realmente estaría agradecida y que me daría paz en mi mente. Entonces, ella accedió y envió la orden. Nos fuimos a la clínica, me tomaron la sangre, y para no hacer el cuento más largo, mis niveles resultaron en rango normal, ¡con suerte! Es bien sabido que con ICP puedes llegar a presentar síntomas primero, antes de que tus niveles estén fuera de rangos normales. Es por eso que es importante seguir examinando tu sangre, especialmente si tus síntomas persisten y si tienes historial de ICP.

Aboga por tu bebé

Toda esta situación me puso a pensar. En el camino a la clínica le decía a mi esposo lo mal que me sentía por aquellas mujeres que no conocen sobre ICP, y que pueden tener síntomas. Les dicen a sus doctores o parteras, y ellos les ignoran, ya sea porque tener comezón en el embarazo es normal, o porque aún no están en el tercer trimestre. Sufrí por ellas y por sus bebés.

Si estás pasando por ésto, te recomiendo que seas insistente, y pidas respuestas. Nunca sabes lo que está pasando en tu cuerpo, y ser ignorada por un médico te llega a colmar los nervios, lo sé, pero tenemos que asegurarnos de lo que queremos y necesitamos para sentir calma, y para asegurarnos que todo está bien. Hazle saber a tu doctor o partera sobre cada duda que tengas. Sigue tus instintos. 

Inyecciones de Progesterona

Empecé mi tratamiento de inyecciones de progesterona a las 16 semanas de embarazo. Para entonces, mi aseguranza aún no resolvía si iban a cubrir o no el tratamiento. Comenzando por el COVID-19 por un lado, y por el otro, con la incertidumbre de no saber si iba a poder comenzar el tratamiento. En mi clínica, la enfermera y mi ginecóloga obstetra fueron muy proactivas y consiguieron un par de dosis de muestra para que pudiera comenzar el tratamiento. También ayudaron para que pudiera recibir otra muestra con el proveedor, Makena. Primero, me habían dicho que iba a poder recibir las inyecciones en casa con la ayuda de mi esposo. Sin embargo, hay nuevas reglas que dicen que debe de ser aplicada por una enfermera en una clínica para asegurarse de que se aplique correctamente, y además, para monitorear algún efecto secundario después de la aplicación durante 30min. Ésto fue frustrante, ya que en realidad prefiero evitar salir para no enfermarme, o atrapar el virus COVID-19. Pero bueno, mis últimas dos visitas han sido difíciles. He tenido que estar ahí sin compañía porque no permiten que nadie pase contigo. Tengo que seguir yendo una vez a la semana por estas inyecciones hasta las 36 semanas de gestación (¡a las que realmente quiero llegar!).

Mi aseguranza finalmente aprobó el tratamiento, pero aún no sabemos si vamos a tener que realizar algún copago. El proveedor hizo saber a mi enfermera que había algo más por hacer. ¡En realidad espero no tener que mandar otra solicitud de predeterminación en estos tiempos locos!

¡Revelación del sexo

En otras noticias, ¡ya sabemos el sexo del bebé! Uno de los exámenes genéticos que me realizaron se llama MaterniT21, y éste incluía el género. Antes de embarazarnos había pensado que no quería saber el sexo del bebé, que esperaría hasta el parto. Una vez que supe que mi ginecóloga ya sabía el sexo, estaba siempre en mi mente, y sentí que necesitaba saberlo también. En mi última cita me dieron un sobre con los resultados, y lo abrimos en casa. ¡Vamos a tener otro varón! Hay un cromosoma Y en mi ADN, así que no hay margen de error. ¡Un bebé sano es todo lo que importa!

Estoy casi a la mitad de este embarazo. La segunda vez sí se siente que pasa más rápido. No he encontrado la energía que todos dicen que encuentras en el segundo trimestre, ¡jaja! Mi antojo más raro ha sido varas de apio con tajín (chile en polvo). Por otra parte, la vida en cuarentena no es broma, pero todos tenemos que quedarnos en casa para aplanar la curva y reducir el número de contagios. ¡Espero que todo esté yendo bien por allá donde estés!

¿Supiste o sabrás el sexo de tu bebé antes del parto? ¿O te esperaste, o esperarás hasta el día que nazca? ¿Cuál ha sido el antojo más raro que has tenido con tu(s) embarazo(s)?

Michelle

Michelle Stephen

Author: Michelle Stephen

Michelle is a Mexican mom of a preemie little monster, Robbie. She is married to her best friend, Robert. They are so happy to be welcoming a little one to their family this summer! Michelle is a plant hoarder, baker, love maker, worrier. Michelle is also a volunteer for ICP Care and for Chicago Public Library. Michelle and her family live in Chicago. Follow Michelle on Instagram @monstruitomom & visit Michelle's blog at https://linktr.ee/monstruitomom

4 Responses on“¡Qué mes! Actualización de mis 18 semanas de embarazo”

  1. Wow! Ni me imagino todo lo que debes estar pasando embarazada y con esta crisis mundial. Pero ala vez es una muy buena distracción de todo la locura que está pasando. En verdad no sabía nada de ICP hasta ahora que lee tu historia. Es muy bueno que compartas esto para que nos eduque a las que nunca emos pasado por eso. Muchas felicitaciones, deseo que todo salga bien y que dios proteja a tu criatura. Bendiciones, gracias por compartir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *